Astenia Primaveral: El Porqué y La Solución.

Si notas cansancio poco habitual, dolor de cabeza, piernas cansadas, falta de energía y no encuentras el motivo, la razón es muy sencilla: Astenia Primaveral.

La Astenia primaveral afecta cada año, siendo o no conscientes, a casi la mitad de la población durante los meses de marzo y abril.

Ante todo cabe aclarar que no es preocupante y que es pasajera. Tan solo nos hace pasar una mala racha pero el cuerpo volverá a su estado óptimo en menos tiempo de lo que parece. Pero, antes de ver como mitigar sus efectos, aclaremos porqué ocurre.

Aumento de horas solares

Este hecho que ocurre en primavera afecta a las hormonas que estan condicionadas por la luz solar, por lo que el organismo necesitará un tiempo par avolver a regular el pequeño desajuste provocado por un aumento en la cantidad de sol al cabo del día.

Además, como consecuencia del aumento de horas de sol sufrimos un aumento de la temperatura ambiental produciéndose a su vez unos cambios bruscos temperatura entre el día y la noche. A nuestro organismo le cuesta adaptarse y por eso nos sentimos faltos de energía.

No solo cansancio

No solo nos sentimos cansados durante el inicio de la primavera, también puede provocar otros síntomas como la falta de apetito, fatiga muscular, dificultad de concentración, irritabilidad, trastornos del sueño, dolor de cabeza y disminución del deseo sexual.

No es una enfermedad

Esto ha de quedar muy claro. No se trata de una enfermedad sino de un período de adaptación del organismo ante una nueva estación que desemboca en cambios hormonales. Es transitorio y pasajero. De hecho suele durar entre 15 y 20 días, como máximo un mes. En caso de que perdure, nos estamos enfrentando a una enfermedad y deberíamos visitar a nuestro médico.

Cabe destacar también que afecta más a mujeres que a hombres y la franja de edad más afectada por la astenia es entre los 25 y 45 años.

¿Por qué afecta a nuestro estado aímico?

El estado anímico depende directamente de la producción de serotonina. Durante la astenia primaveral, como hemos dicho antes, se producen algunos desajustes hormonales y disminuye la fabricación de este neurotransmisor, apareciendo en consecuencia un estado de ánimo bajo y decaimiento generalizado.

¿Cómo reducir los efectos de la Astenia Primaveral?

Es cierto que es complicado prevenir los efectos ya que hay factores imposibles de controlar, pero también es cierto que una vez que aparecen es sencillo reducirlos.

En primer lugar hemos de hacer cambios en la alimentación y adaptarla a la nueva estación que está comenzando. El invierno nos lleva a realizar dietas hipercalóricas para adaptarnos mejor a las frías temperaturas, pero con la llegada de la pirmavera es aconsejable consumir alimentos que aportan mucha energía como es el caso de los frutos secos y las frutas de temporada, haciendo un equilibrio entre calorías y aporte energético.

El deporte es fundamental cuando hablamos de endorfinas. Al practicar deporte, liberamos endorfinas liberándonos del estrés  haciendo que nos sintamos más positivos.

El último ingrediente es aumentar las horas de descanso hasta que nuestro organismo se haya aclimatado a la nueva estación.

Aporte extra que nos ayudan a reducir sus efectos

En un principio, si la alimentación es sana y completa no debe suministrarse ningún complemento vitamínico, pero si como consecuencia de la disminución de apetito no suministramos todos los nutrientes necesarios será aconsejable ayudarnos de algún complemento para cubrir nuestras necesidades.

La jalea real y el ginseng son recomendables ya que se trata de energizantes que pueden ayudarnos a subri nuestra energía sin efectos secundarios como el café. Poseen vitaminas C, E A y varias del grupo B como la B1, B2, B6 y ácido fílico. Además contienen minerales como el fósforo, el calcio, hierro, cobre y selenio y aminoácidos como la lisina, leucina, metionina, triptófano y treonina.

En Naturfarmacia disponemos tanto de complejos vitaminicos como de preparados de jalea real para hacer más livianos los efectos de la astenia primaveral.