El Estrés Postvacacional: Una Realidad.

¿Qué es el estrés porstvacacional?

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, SEAS, el estrés postvacaional es un término que hace referencia al proceso de estrés que tenemos que afrontar tras las vacaciones, para readaptarnos de nuevo a las obligaciones laborales, al cambio de vida que supone, etc.

El estrés es un proceso normal de adaptación a las demandas del ambiente. Cuando tenemos que adaptarnos a nuevas demandas experimentamos una serie de cambios o reacciones a nivel corporal o físico, a nivel mental o cognitivo, así como a nivel conductual.

Al incorporarnos de nuevo al trabajo, tras las vacaciones, sufrimos una reacción de estrés.

Uno de los modelos que explica este tipo de estrés es el de la pérdida de actividades reforzantes. Es decir, a más actividad positiva (generada durante las vacaciones), mejor nos encontramos anímicamente.

De esta manera, durante un día de vacaciones llevamos a cabo un sinfín de actividades que nosotros consideramos reforzantes ya que las llevamos a cabo por placer, leer, ir a la playa, estar con familiares y amigos, viajar, etc. Osea que, prácticamente el 100% del tiempo lo empleamos en hacer este tipo de actividades reforzantes.

Es cuando volvemos de vacaciones que nuestro cuerpo se resiente debido al descenso drástico de estas actividades reforzantes.

Pero hay que tener en cuenta que, no es un trastorno mental, es algo normal y pasajero.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más importantes en son:

– Preocupación

– Inseguridad

– Malestar psicológico

– Temor a perder el control

– Palpitaciones

– Taquicardia

– Excesiva sudoración

– Temblor

– Molestias digestivas

– Dolor muscular

– Dolor de cabeza

– Inquietud motora

El rendimiento, la motivacion o el interés en los primeros dias de la vuelta al trabajo suelen ser un poco más bajos de lo habitual. El cansancio puede surgir más fácilmente. El estado de ánimo puede decaer en algunas personas.

 

Tratamiento o prevención.

– La mejor manera de paliar esta reacción de nuestro organismo es llevar a cabo una rutina diaria que mantenga ciertos reforzadores que sean compatibles con nuestra vida. Por ejemplo, podemos practicar deporte 3 o 4 veces por semana, ver a nuestros amigos, aprender algo nuevo que nos estimule, etc.

– Otra acción que podemos llevar a cabo es volver un par de días antes de las vacaciones para comenzar el proceso de aclimatación y establecer estas rutinas reforzantes.

– Es importante tratar de dormir lo suficiente, unas ocho horas.

– También se pueden establecer horarios de manera que tengamos tiempo para descansar, no estar preocupados y no sufrir cambios continuos.

– No analizar problemas o alternativas. Esto genera más ansiedad.

El estrés postvacacional suele durar entre una y dos semanas.

 

En Natrufarmacia disponemos de una serie de productos elaborados con elementos naturales que favorecen el descanso y el bienestar del organismo. Ayudan a mantener la serenidad y a mejorar el rendimiento. 

Además, por la adquisición a través de nuestra web obtendrás un 20% de descuento en todos los productos.