Halitosis, Causas y Soluciones.

La halitosis, también conocida como mal aliento, se puede definir como el conjunto de olores desagradables que se emiten por el aliento. Es un problema bastante común y que afecta al 50% de las personas ya que sus motivos son diversos y muy variados.

En general es un problema relacionado con la higiene bucal deficiente o con enfermedades de la cavidad oral, pero en otras ocasiones (minoritarias) puede ser una manifestación de alguna otra patología relacionada con el aparato digestivo.

El 90% de los casos de halitosis proviene de la misma boca, mientras que el 8% se debe a patologías en la graganta y nariz, dejando así un pequeño porcentaje para los problemas digestivos.

 

Causas

Generamente se debe a la presencia de gases de Compuestos Volátiles Sulfurados producidos por unas bacterias, presentes en todas las bocas, que están implicadas en la gingivitis y la periodontitis.

También está relacionada con la acumulación de placa bacteriana en la lengua, problemas periodontales, caries, tabaco, etc.

Las causas pueden ser de dos tipos: patológicas y no patológicas.

 

Las causas no patológicas son: 

Aliento matutino debido a la disminución del flujo de saliva, lo que facilita el crecimiento de bacterias que producen estos gases malolientes.

Edad: con la edad sufrimos cambios en las glándulas salivales que afectan a la calidad y cantidad de la saliva. Incluso con una adecuada higiene bucal.

Próteisis dentales: las dentaduras postizas y puentes pueden acumular restos de comida que producen un olor desagradable.

Fármacos: existen fármacos que producen sequedad en la boca como los antidepresivos. La saliva favorece la limpieza de la cavidad oral y al haber menos flujo, aumenta el mal olor.

Periodos de ayuno: Saltarse las comidas o una dieta hipocalórica produce mal aliento.

Dieta: debido al ajo, cebolla, brócoli, alcohol, etc puede producir mal aliento.

 

En el caso de causas patológicas nos encontramos con: 

Periodontitis y caries. 

Higiene oral deficiente: la lengua es la mayor zona de crecimiento de bacterias anaerobias de la boca.

Úlceras infecciosas en la boca.

Faringe: infecciones víricas, bacterianas o fungicidas.

 

Soluciones

Mantener la boca limpia

A parte de cepillar los dientes después de cada comida, y de cambiar el cepillo cada dos meses para que mantenga sus propiedades, también es necesario usar al menos una vez al día, seda dental o cepillo interdental. 

Podemos usar pasta de dientes y enjuage bucal específico para la halitosis. El mal aliento, al ser porducido por bacterias, si reducimos el número de estas, eliminaremos el mal aliento. Esto se puede hacer con productos que contengan antisépticos o desinfectantes como la clorhexidina, hexidina o triclosán. Existen muchos colutorios o pastas de dientes en el mercado con estos antisépticos.

La limpieza de la lengua es muy importante también. Lo mejor para eliminar las bacterias es usar un limpiador lingual una vez al día, preferiblemente por la mañana. De esta manera conseguiremos eliminar la capa blanquecina que se acumula sobre la lengua y el mal olor que produce en la boca.

Sequedad bucal

Estimulando la producción de saliva se puede combatir el mal aliento.

Comer sin prisas y mantenerse hidratado ayudará a fabricar la correcta cantidad de saliva.

Si notamos sequedad en la boca, un caramelo o chicle sin azúcar nos puede ayudar a producir algo de saliva extra.

 

Remedios en la farmacia 

En Naturfarmacia existen colutorios, pastas dentríficas, enjuagues bucales y sprays para combatir el mal aliento. Tan solo tienes  que consultarnos y te aconsejaremos cuál es mejor para tu caso.

Por supuesto esto no exime de la visita al dentista, ya que una limpieza, un empaste y una revisión pueden eliminar la halitosis por completo.