Humidificadores: tipos y utilidades.

Un humidificador es un elemento muy sencillo que podemos tener en casa y que mejora sustancialmente la calidad del ambiente de la vivienda.

Son muy comunes para el uso con bebés y niños pequeños pero altamente recomendables para personas que vivan en un ambiente muy seco, en invierno cuándo se use mucho la calefacción, o en personas con afecciones respiratorias.

 

¿Para qué sirve?

Un humidificador sirve principalmente para aumentar la humedad del ambiente en el hogar y ayuda a eliminar el aire seco que puede irritar e inflamar los conductos en la nariz y la garganta. 

Puede servir para ayudar a aliviar una congestión nasal, para procesos catarrales, gripales, afecciones respiratorias y disolver mucosidades de manera que puedan ser expulsadas correctamente. Los resfriados son mucho más llevaderos si la humedad ambiental se encuentra entre el 40% y 60%.

Además, un ambiente producido por un humidificador ayuda a reducir el riesgo de que microorganismos causantes de infecciones proliferen evitando, en consecuencia irritaciones en la garganta y en la piel.

 

Tipos de humidificadores

Existen dos tipos bien diferenciados de humidificadores en función de la forma de producir el vapor.

Humidificadores de vapor frío

Funcionan mediante ultrasonidos que evaporan el agua del recipiente de forma rápida y eficiente. Posee grandes ventajas frente al humidificador de vapor caliente: no suponen un peligro al no desprender calor, no elevan la temperatura del medio por lo que pueden ser usados indistintamente de la estación y el vapor es más fino.

Humidificadores de vapor caliente

Estos humidificadores usan el calor como medio de evaporación del agua por lo que, como hemos dicho anteriormente, elevan la temperatura del ambiente. Además, son ligeramente más caros y suponen una fuente de calor sobre la que tener cuidado.

Una de las grandes ventajas de un humidificador es que, además de aportar la humedad necesaria al ambiente con las ventajas descritas antriormente, se le pueden añadir aceites esenciales consiguiendo aumentar los beneficios que produce.

Frente a esto, destacamos una ventaja más de los humidificadores de vapor frío, y es que estos no alteran la composición de los aceites esenciales dejando intactas las propiedades beneficiosas.

Mediante los aceites esenciales de Pranarôm, además de mejorar el ambiente podemos potenciar determinados aspectos gracias a sus combinaciones de fragancias basadas en Aromaterapia.

– Meditación y Olores sagrados. Favorece  un ambiente armonioso para la concentración y la meditación: Naranja dulce, Lima, Incienso, Bergamota, Canela de Ceilán, Elemí, Nardo de la Himalaya.

– CitrusFragancia sutil de limón, fuente de energía y bienestar. Naranja dulce, Pomelo, Mandarina, Limón, Naranjo amargo.

– Eucaly’plusLimpia y purifica el aire. Facilita la respiración:  Eucalipto, Naranja dulce, Limón, Palo de Ho.

– Provence. Delicada mezcla de lavanda y de romero:  Lavandín, Limón, Eucalipto, Romero.

– Zen. Calma, la relajación y la armonía: Naranja dulce, Verbena exótica, Cedro del Atlas, Mandarina.

– Citronnel’plus. Antimosquitos. Naranja dulce, Citronela de java, Eucalipto, Eucalipto azul, Canela de Ceilán.

– Immuno’plus. Estimula las defensas naturales del organismo: Pino marítimo, Naranja dulce, Eucalipto, Mandravasarotra, Palo de Ho, Menta de campo.

Consejos generales de uso 

– Para niños es preferible el uso de un humidificador de vapor frío ya que los de vapor caliente pueden causar quemaduras.

No es aconsejable dejar el humidificador funcionando por demasiado tiempo. La humedad relativa ha de estar entre el 40 y el 60%. Si la humedad es superior pueden generar condensación sobre los muebles y sobre las superficies de la estancia.

– Es aconsejable vaciar y limpiar los humidificadores diariamente para que no proliferen bacterias.

– Es interesante usar agua destilada, sobre todo en el humidificador de vapor frío ya que el agua de grifo posee minerales que pueden lanzarse al aire en forma de polvo.

 

En Natrufarmacia disponemos de humidificadores de vapor frío con diseño especial de Pranarôm, y toda la gama de aceites esenciales especialmente diseñados para la calma, la relajación, concentración, etc.