Intolerancias Alimentarias: Qué Son Y Cómo Se Tratan.

La mayoría de las personas pueden comer una gran variedad de alimentos sin problemas. Sin embargo, en un pequeño procentaje de la población, determinados alimentos pueden provocar reacciones adeversas que pueden variar desde pequeñas erupciones hasta reacciones alérgicas graves.

La principal diferencia entre la alergia y la intolerancia alimentaria es que en el primer caso, un alimento o componente del alimento provoca una serie de reacciones en cadena del sistema inmunológico, entre ellas la producción de anticuerpos. Estos anticuerpos provocan, a su vez, la segregación de sustancias químicas produciendo varios síntomas como picor, moqueo, tos o trasornos respiratorios.

Mientras que en el caso de la intolerancia afecta al metabolismo del cuerpo, pero no al sistema inmunológico.

¿Qué es la intolerancia alimentaria?

La intolerancia alimentaria es una reaccion adeversa del organismo hacia alimentos que no son digeridos completa o parcialmente. 

Una de las intolerancias alimentarias más comunes es la intolerancia a la lactosa o la incapacidad para digerir la lactosa de los derivados lácteos.

Normalmente, la enzima lactasa esta presente en el intestino delgado y es la encargada de descomponer la lactosa en azúcares más simples para que puedan ser digeridos.

Cuando la actividad de está enzima es demasiado baja, la lactosa no se puede digerir y se producen fatulencias, dolor y diarrea.

¿Qué provoca?

En general, las intolerancias alimentarias provocan una serie de transtornos diversos. Entre los mas habituales se encuentran:

– Transtornos gastrointestinales:Distensión absominal, gases, diarrea, náuseas, dolor absominal, reflujo, colon irritable.

– Dermatológicos: Acné, eczema, psoriasis, erupciones cutáneas, picor, uricaria.

– Trastornos neurológicos: Dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo, fatiga.

– Sobrepeso y obesidad: En personas obesas que no responden a tratamientos de adelgazamiento se ha experimetado una pérdida de peso al eliminar de la dieta alimentos que a los que eran intolerantes.

– Asma, tinitis, sinusitis, dificultad respiratoria.

– Ansiedad, depresion, hiperactividad.

Podemos tener intolerancia alimentaria a componentes de nuestra dieta cotidiana tan comunes como la leche, los huevos, los hidratos de carbono, etc.

¿Cómo se trata?

Mediante el diagnóstico y la eliminacion de los alimentos que no se toleran se han conseguido mejorías significativas de estos síntomas.

El test de tolerancia alimentaria se basa en una sencilla extracción de una gota de sangre, que permite analizar la reacción de los anticuerpos frente a 59 alimentos.

Esta prueba se puede efectuar en Naturfarmacia. Más información en naturfarmacia@gmail.com o al número 93 430 77 25.

Si en los resultados del análisis de intolerancia a los alimentos se registran algunos positivos, deberá evitarlos durante, al menos 3 meses, además de suplementar con probióticos intestinales y un reparador intestinal si fuese necesario.

La mayoría de los alimentos se pueden eliminar de la dieta y solo tendrá que sustituirlos por otros de la lista normal de sus resultados.

Desde Naturfarmacia recomendamos una gran variedad de alimentos en su dieta para asegurar el consumo de un amplio espectro de vitaminas y minerales importantes.