Lo Último En Dermocósmetica: Las Células Madre Vegetales

El motivo por el cual las células madre suscitan tantas expectativas en el mundo de la belleza es que éstas tienen la capacidad de crear nuevas células y dividirse indefinidamente sin perder sus propiedades.

Con el paso del tiempo nuestras células madres pierden la capacidad de regenerarse tan rápidamente pero no es solo un problema de la edad si no también ambiental y circunstancial (estrés, ansiedad…etc.)

Por ello para compensar la renovación celular muchos laboratorios cosméticos están incorporando esta nueva biotecnología.

Las más efectivas son las células madre de manzana, argán y de algas wakame cada una de ellas posee una cualidad diferente y muy eficaz.

 

Las células madre de manzana

Como es normal no vale cualquier tipo de manzana. Se ha descubierto un tipo de manzano en Suiza Uttwiler Spätlauber que tiene un poder de regeneración más potente.

Podríamos decir que son capaces de alargar el ciclo de vida de las células madre de la piel y aumentar su capacidad de regeneración.

Las células madre de argán

Las células madre de argán del sudeste de Marruecos son capaces de proteger y revitalizar las células madre de la dermis. Nuestra dermis produce colágeno y elastina y gracias al argán aumentaremos la fabricación de estos y así ganaremos elasticidad y firmeza.

 

Las células madre de algas wakame

El extracto de algas wakame del mar de Japón funciona como un antioxidante, acondiciona, suaviza e hidrata la piel. Otras de sus propiedades es inhibir las enzimas que destruyen el acido hialurónico y además potencia la acción hidratante de los productos.
En definitiva las células madre vegetales ayudan a proteger, regenerar e iluminar tu piel desde el interior hasta la superficie.