Otitis y niños, ¿cómo evitarla?

Cualquier persona que tenga niños tendrá muy presente la palabra Otitis cuando se acerque el verano y comiencen las temporadas de playas y piscinas.

Es una infección de oído, también conocida como otitis externa o del nadador.

¿Porqué es más habitual sufrirla en verano?¿Cuáles son los síntomas de la otitis?¿Cómo hay que tratarla? ¿Se puede prevenir?

¿Porqué aparece en verano?

Durante el verano tenemos que sumar varios factores que provocan la aparición de la otitis. El calor y los baños prolongados (ya sea el mar o la piscina). La conjunción de estos dos factores provoca una irritación en la piel que cubre el oído externo sufriendo cambios en el grado de acidez. La grasa que recubre el oído desaparece y mejoran las condiciones para que proliferen bacterias, causando así la infección de oído.

¿Cuáles son los síntomas?

Picor y enrrojecimiento. El picor es siempre el primer síntoma en aparecer. Si ves que tu hijo se toca frecuentemente el oído e introduce el dedo para rascárselo puedes estar frente a una otitis.

Dolor. Es un dolor moderado pero continuo y bastante insoportable. Suele agudizarse al comer o tocarse el oído.

Supuración. No se da en todos los casos pero en caso de que se de, puede salir desde un exceso de cera hasta pus.

Pérdida de audicion leve. 

¿Cómo se trata?

En primer lugar hay que acudir al médico para que le prescriba el tratamiento más eficaz.

Por norma general, la otitis se trata con gotas para aplicar sobre el oído que contienen antibióticos. Si la inflamación es severa pueden aplicarse fármacos con corticoides.

Es muy importante no medicar a tu hijo sin supervisión médica.También es recomendable que no se bañe en la piscina cuando esté con el tratamiento para que funcione correctamente.

Cómo prevenir las otitis

No siempre es posible pero se pueden minimizar las posiblidades con las siguientes acciones:

Seca bien los oídos de tus hijos después de cada baño. Hazlo con la toalla pero no fuerces, tan solo donde llegue el dedo.

No uses bastoncillos de algodón ya que eliminarán la cera que protege al oído.

Evita que se toquen muy frecuentemente los oídos.

El cerumen proteje los oídos, cuando se lo elimines, quita tan solo el externo no el que se produce en el interior.

– Si las otitis en tu niño son recurrentes, es posible que tu hijo tenga que usar tapones para ir a la playa o la piscina.

Si tienes alguna duda o necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotras, y te responderemos lo antes posible.