Piel Atópica: Causas y Síntomas.

12La piel atópica o dermatitis atópica (también conocido como eccema atópico) es una enfermedad de la piel que se presenta en la cara y cuerpo de bebes, niños y adultos. Se caracteriza porque las personas que la tienen padecen animalías y lesiones en su piel.

La dermatitis atópica se debe a una reacción (con cierto parecido a una alergia) en la piel, que conlleva hinchazón y enrojecimientos continuos, pudiendo causar pequeñas heridas, picores y otras lesiones.

A pesar de que las personas puedan dar positivo en las pruebas cutáneas para alergias, hemos de saber que la dermatitis atópica no está causada por ninguna alergia.

¿Cuáles son las causas?

Aún no se ha encontrado el origen de la dermatitis atópica, pero si se coocen factores que pueden influir en la aparición de esta enfermedad en la piel.

Genética. Existen vínculos entre la dermatitis atópica y el asma. Si los padres poseen una de estas enfermedades, cabe la posibilidad de que su hijo padezca dermatitis atópica.

Clima y localización: El frío constituye un factor de riesgo a la hora de sufrir dermatitis atópica.

Edad de la madre: A mayor edad de la madre en el momento de dar a luz, el riesgo de desarrollar piel atópica es mayor.

Además de estas posibles causas, existen factores que son desencadenantes de la piel atópica, como alegias alimentarias, polvo, tabaco, el insomnio, el estrés, piel reseca, cambios bruscos de temperatura o el sudor entre otros factores.

¿Y los síntomas?

Puede presentarse tanto en bebés como en adolescentes, niños o adultos. En el caso de presentarse en bebés suele desaparecer a los 3 o 4 años de edad, aunque puede volver a manifestarse, y suele comenzar en las mejillas.

Uno de los principales síntomas es purito intenso y prolongado, hinchazón y erupciones cutáneas.

En las personas adultas la erupción afecta al cuello, zona del pecho, pliegues de los codos, pantorrillas, manos y pies y cuero cabelludo. 

Los que sufren de piel atópica suelen verse afectados por otros problemas derivados de esta como es la falta de seuño, el estrés, nerviosismo, etc.

Todo esto ocurre debido a que la piel atópica carece de factores hidratantes que la piel posee de forma natural. Esto lleva a una barrera cutánea débil y a que las capas inferiores de la piel sean propensar a sufrir infecciones.

Es la pescadilla que se muerde la cola ya que, al ser una piel seca, esta pica. Entonces el afectado se rasca y al hacerlo alteran la barrera de la piel causando infecciones por agentes del medio. Las bacterias provocan irritación por lo que continua el picor. Esto es conocido como el “ciclo de la piel atópica”. 

Tratamiento

No existe una cura definitiva para la piel atópica, de hecho, cualquier tratamiento está dirigido a reducir la agresividad de las erupciones, aliviar al paciente y mejorar su calidad de vida.

Lo más importante ante casos de piel atópica es mantenerla hidratada con hidratantes que deben aplicarse cada día, sin excepción e independientemente de los síntomas.

Las cremas faciales, aceites de ducha, cremas corporales, etc mantienen la piel hidratada y por lo tanto, flexible. Por esto, es menos susceptible de sufrir picores y lesiones.

Este cuidado diario en casa puede reducir considerablemente el uso de medicamentos, como antihistamínicos y corticoides, que es el tratamiento indicado para casos severos.

Con tal de prevenir la ingesta de medicamentos, desde Naturfarmacia recomendamos el uso de Omega-3 y Omega-6 ya que son encargados activos de mantener la humedad y elasticidad correcta de la piel, y además, previenen la formación de arrugas.

Disponemos de productos para el aporte extra de Omega 3 y Omega 6 a un 20% de descuento. 

Porque en Naturfarmacia miramos por tu salud y tu bienestar.