Piel Atópica: Tratamiento y Cuidado En Casa.

En el post anterior expusimos los síntomas y, aunque se desconoce la causa, también expusimos algunos de los posbiles desencadenantes de la dermatitis atópica.

La dermatitis o piel atópica tiene tratamientos y rutinas que podemos llevar a cabo en casa, evitando o minimizando su aparición.

Como ya comentamos anteriormente no existe cura para la piel atópica pero si existen tratamientos paliativos y rutinas diarias que ayudan a prenevir los brotes.

 

Tratamientos dermatológicos

Los brotes severos de piel atópica requieren un cuidado más intensivo siendo necesaria la aplicación de hidratantes diariamente en la piel. Existen cremas hidratantes con hidrocortisona que son efectivas en caso de un brote agudo.

Los corticoides presentan una rápida accion para la reducción de la inflamación y alivio del picor, pero su uso prolongado puede tener efectos adversos sobre la piel, reduciendo su grosor, lo que puede provocar brotes intensos de dermatitis atópica.

La elección del corticoide depende del tipo de piel, lesión, y zona en la que ha aparecido el brote. Por esto es necesario consultar a un dermatólogo antes de comenzar cualquier tratamiento.

En algunos casos, los antihistamínicos orales, con propiedades calmantes, junto con el tratamiento tópico, pueden ser de gran utilidad si hay sobreinfección.

 

Cuidado diario personal para la dermatítis atópica

Este cuidado personal es de vital importancia ya que puede reducir notablemente la necesidad de medicamentos.

Evitar el sudor controlando la temperatura y la humedad ambiental.

Usar ropas blandas al contacto con la piel, de manera que no la dañen. La ropa con texturas rugosas, la lana, el nylon y los tejidos que nos transpiran no son recomendables.

– Exponer la piel al agua durante el menor tiempo posible. Es preferible un baño corto y freco que largo y caliente.

– Tomar duchas en lugar de baños.

– Los geles de baños han de ser suaves.

– No secar ni frotar la piel con mucha fuerza ni de manera prolongada.

– Aplicar las cremas humectantes cuando la piel aún está mojada. Esto ayudará a una mejor hidratación.

– Lavar las ropas nuevas para evitar contacto con tintes.

– Usar muy frecuentemente aceites de baño o ducha que regeneren y protejan la piel.

– Evitar esponjas duras y cepillos de ducha.

– Usar guantes de algodón durante la noche pare evitar rascarse durante el sueño.

Cuidando a tu piel , hidratándola intensamente y poniendo una atención especial en la alimentación, como el aporte extra de Omega-3 y Omega-6 encargados de mantener la elasticidad y humedad de la piel, conseguiremos que la piel resista mejor los brotes y los sufra con menos frecuencia.

En Naturfarmacia disponemos de productos para suministrar un aporte extra de Omega-3 y Omega-6 a aquellas pieles que lo necesiten. Y además con un 20% de descuento en nuestra web.